Las Juanitas Chiapanecas


Sandra de los Santos
Tuxtla Gutiérrez

Cuando Luis Fernando Castellanos Cal y Mayor, Presidente de la mesa directiva del Congreso del Estado le dijo a Erika Fabiola Paniagua que tenía que dejar su espacio de diputada para darle paso a otra persona, según cuentan los propios trabajadores del Poder Legislativo que vieron como la joven entraba y salía de la oficina del diputado, no era la primera vez que pedía algo así.
A las primeras personas que se los dijo fueron a su mamá, María Angélica Cal y Mayor Natarén y a su esposa, Martha Muñoz Constantino. Ellas eran las que encabezaban la lista plurinominal por la cuarta circunscripción, en las que estaba inscrito Luis Fernando Castellanos Cal y Mayor, pero en segunda posición, ellas tuvieron que renunciar a su cargo para que él pudiera subir. Ni siquiera tomaron posesión.
De acuerdo al Código de Elecciones y Participación Ciudadana deben de ser mujeres las que encabecen la lista de plurinominales, eso garantizaría la cuota de género cuando ya es conformado el Poder Legislativo.
El Partido Verde Ecologista de México (PVEM), cumpliendo la Ley, puso en primer sitio de su lista de cada circunscripción a mujeres, pero en el caso de la cuarta donde estaba inscrito Luis Fernando Castellanos Cal y Mayor la que encabezaba la lista renunció, quien casualmente era la mamá del ahora diputado, y su suplente también, quien casualmente era la esposa del también ahora Presidente de la mesa directiva del Congreso Local.

image

Fernando Castellanos Cal y Mayor.

Si la renuncia tanto de la mamá como de la esposa de Luis Fernando Castellanos Cal y Mayor no se hubiera tratado de una estrategia para hacer que su hijito asumiera la diputación, entonces, la que debió de haber tomado protesta como legisladora era la siguiente mujer que estaba en la lista, como supuestamente va a suceder en el caso de la vacante que dejo Sasil de León Villard.
El Código Federal de Procedimiento Electoral y el Código de Elecciones y Participación Ciudadana en Chiapas fueron modificados para evitar el efecto de las llamadas Juanitas, mujeres, que por subordinación de género, aceptan renunciar a su cargo para que un hombre asuma un cargo que por derecho le corresponde a ella. Antes eras las diputadas propietarias las que renunciaban para dejar a su suplente, un hombre en su lugar. Ahora con la reforma a la Ley tanto la diputada propietaria como suplente tienen que ser mujeres, pero lo que no se esperaba es que hubiera personas tan astutas o cínicas que hicieran renunciar a las dos.
Un amigo me decía que le gustan más las matemáticas porque son exactas y no tienden a la mala interpretación, no las puedes engañar, pero con el derecho – las Leyes- todo puede suceder. El problema no son las Leyes sino las personas que las manejan son en ellas en las que no se pueden confiar, más si son capaces de sacrificar a su propia madre.

Leave a Comment